fbpx

247 cuerpos de víctimas del franquismo en Valladolid llevan dos años en un almacén a la espera de un destino. Fueron exhumados entre 2016 y 2017 de varias fosas comunes del cementerio del Carmen por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Valladolid con apoyo económico durante gran parte de la exhumación del Ayuntamiento de Valladolid.

Su destino iba a ser un memorial, a petición de la ARMH, que el Consistorio construiría a apenas unos metros de esas fosas en sustitución de uno de los dos monumentos que UGT y PSOE tienen en el cementerio de Valladolid para honrar a las víctimas de la guerra civil en terrenos sobre los que tienen reconocidos derecho indefinido de uso. Sin embargo, el memorial ya ha sido construido y las 247 víctimas continúan en un almacén.

¿Qué ocurre? Pues que el Ayuntamiento de Valladolid, UGT y el PSOE local acordaron el pasado 3 de abril que el memorial incluyera un busto de Pablo Iglesias (como en el anterior monumento) y los símbolos de UGT, PSOE y también de la ARMH de Valladolid. Sin embargo, la ARMH de Valladolid, que custodia los cuerpos tras su exhumación, considera inaceptable este acuerdo, del que no forma parte, y rechaza enterrar a las víctimas bajo símbolos partidistas, en este caso, de un partido político, de un sindicato y del fundador de ambos.

"La ARMH lo que quiere es que el nuevo memorial no tenga ningún símbolo de ningún partido u organización en concreto, que es lo que marca la ONU para todos los memoriales de víctimas del mundo. No es un capricho nuestro que no queramos enterrar a las víctimas de la represión franquista bajo el busto del fundador del PSOE y de la UGT, es lo que marca la ONU", explica a Público Julio del Olmo, presidente de la ARMH Valladolid. De hecho, Del Olmo no rechaza que se reconozca la cesión por parte de UGT y PSOE, simplemente rechaza que estos símbolos partidistas estén en una posición "preferente".  

Por su parte, el sindicato UGT considera innegociable la presencia del busto de Pablo Iglesias en el memorial, "tal y como estaba en el anterior monumento", es decir, en un lugar importante; así como la presencia de las siglas de PSOE y UGT ya que son las organizaciones que tienen el derecho de uso de los terrenos y así lo refleja -insiste- el acuerdo firmado por UGT, Ayuntamiento y PSOE el pasado 3 de abril

 "Nosotros no autorizamos la realización de ese memorial. En julio del año pasado recibimos el aviso de que habían empezado unas obras en uno de nuestros monumentos, donde hay restos de los nuestros, y escribimos al Ayuntamiento pidiendo que se pararan esas obras ya que no contaban con nuestro permiso (...) El 7 de septiembre de 2018 el Ayuntamiento nos dirige otra carta en la que reconoce nuestro derecho de uso del terreno y que allí hay restos de nuestra gente. También nos pide disculpas por haber actuado sin nuestro permiso y nos emplaza a negociar. Llegamos a un acuerdo el día 3 de abril", explica a Público el vicesecretario regional de UGT, Evelio Ángulo. 

El acuerdo al que hace referencia Evelio Ángulo fue suscrito, según sus propias palabras, por el Ayuntamiento de Valladolid, el PSOE y la UGT y contempla, además de la colocación del busto de Pablo Iglesias, la inclusión en el memorial de la siguiente frase junto a los logos de PSOE y UGT: "Este memorial se erige en un espacio que la UGT y el PSOE tienen cedido a perpetuidad por el Ayuntamiento de Valladolid y que ambas organizaciones ya tenían dedicado a todas las víctimas de la Guerra Civil". Asimismo, Evelio Ángulo también señala que el acuerdo incluye que se incluya el logo de la ARMH bajo la siguiente inscripción: "Los restos que se encuentran en la cripta son los recuperados en esta zona del cementerio".

La ARMH de Valladolid, por contra, no acepta el contenido de dicho acuerdo y rechaza entregar los cuerpos para que sean inhumados bajo símbolos partidistas. De hecho, la ARMH ha solicitado al Consistorio el acuerdo en cuestión para poder estudiarlo y hasta la fecha no ha podido tener acceso al mismo. Este medio también ha solicitado a UGT una copia del mismo para tener constancia documental del mismo, pero solo ha obtenido una lectura parcial del mismo.

Por tanto, la situación en la actualidad es que hay un memorial construido para las víctimas de la dictadura con dinero del Ayuntamiento de Valladolid  pero que está completamente vacío por esta polémica con el busto del fundador del PSOE y de UGT.

Un senador del PSOE apuesta por un memorial sin busto

En este contexto, los familiares de las víctimas que han podido ser identificadas han pedido a Manuel Escarda, nuevo secretario general del PSOE de Valladolid, candidato al Senado por los socialistas en estas elecciones y que ha colaborado con la ARMH de Valladolid en multitud de ocasiones, que medie para resolver esta situación y poner punto final a la cuestión. En conversación telefónica con PúblicoEscarda aboga por un memorial que no incluya el busto de Pablo Iglesias y tampoco las siglas del PSOE, de UGT ni de ninguna otra organización. 

"Es cierto que PSOE y UGT tienen la cesión del derecho de uso del espacio, pero hay que ser generosos. El informe de Pablo de Greiff, relator especial de Naciones Unidas para la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición de la ONU, fue claro y dijo que cuando hablamos de monumentos de reparación, como es este caso, hay que evitar los símbolos partidistas. No tanto pensando en el pasado y sí en el futuro. Tiene que haber un memorial con todas las víctimas, que son víctimas de la guerra civil, personas que sufrieron persecución y muerte por defender la democracia y, por tanto, son víctimas del franquismo. Creo que eso es lo importante para el futuro y eso tiene que estar por encima de cualquier criterio partidista y te lo está diciendo el nuevo secretario general del PSOE de Valladolid", explica Escarda a Público

Manuel Escarda, de hecho, defiende que el busto de Pablo Iglesias puede continuar en el cementerio, pero en el otro monumento que PSOE y UGT mantienen a apenas unos metros del memorial de la discordia. De hecho, Escarda cree que este conflicto se resolverá, que tiene datos para ser optimista y pide no olvidar datos importantes, como que el Ayuntamiento de Valladolid ha financiado la construcción de un memorial para las víctimas del franquismo. 

Mientras tanto, la realidad es que hay 247 víctimas en un almacén a la espera de que se encuentre una solución al conflicto. Y que estos cuerpos son solo una parte de los 567 personas que fueron enterradas en fosas comunes en el cementerio de Valladolid, procedentes en su mayoría de asesinatos extrajudiciales o de fusilados tras juicios sumarios. 

Fuente: https://www.publico.es/