fbpx

La Iglesia católica atraviesa en España una intensa crisis de fervor religioso que la está llevando a perder cada año más de un cuarto de millón de creyentes, una merma de seguidores que se suma a un creciente abandono de prácticas como ir a misa, casarse o bautizar a los niños entre los que se definían como seguidores de esa creencia.

La religión oficiosa del país pierde incesantemente creyentes en un proceso que está vaciando las iglesias. Con una menguante y envejecida plantilla de curas, la dispensa de sacramentos como bodas, bautizos y comuniones cae en picado mientras otros como la extrema unción de moribundos no dejan de crecer.

Considerada popularmente como el credo oficioso de un país que se autodefine como aconfesional en su Constitución, la Iglesia afronta novedades de calado en los próximos años, como una revisión de los beneficios fiscales: de la exención del IBI al cribado de las inmatriculaciones de las últimas décadas. Mientras, su ocaso, más patente conforme pasan los años, incluye datos significativos como los siguientes:

Casi 300.000 católicos menos cada año

Ya solo dos tercios de los españoles mayores de 18 años se definen como católicos, una confesión que ha perdido casi 17 puntos de peso entre la población española en dos décadas, según indican las respuestas a las preguntas sobre el nivel de religiosidad que efectúan los encuestadores del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) en sus barómetros (vea aquí los de diciembre de 1999200420092014 y 2019). El porcentaje de los españoles que se define como católico pasó del 83,6% al 66,9% en las mismas dos últimas décadas en las que la tasa de ateos e incrédulos estuvo cerca de triplicarse al crecer del 11,9% al 29,7%.

 

La aplicación de esos porcentajes a los datos del padrón del INE (Instituto Nacional de Estadística) señala que el número de católicos se ha reducido en casi 5,6 millones en esas dos décadas, al caer de 32,38 a 25,79 millones; mientras, la cifra de ateos, agnósticos y no creyentes crecía casi en 7 al pasar de 4,58 a 11,5 millones. Estos datos arrojan sendas medias anuales de -280.000 y +345.000, respectivamente.

El último barómetro del CIS indica que más de dos tercios de esos casi 26 millones de ciudadanos que se reconocen como católicos, un 45,9% del total de la población, dicen ser no practicantes, frente a solo un 21% que sí asegura seguir los preceptos de esa religión. Serían los dos grupos de mayor tamaño siempre que no se sume en uno a los ateos (12,1%), los no creyentes (9,9%) y los agnósticos (7,7%).

Misas cada vez menos frecuentadas

Cada vez va menos gente a misa. Casi dos tercios de quienes se confiesan católicos no van nunca o casi nunca a la iglesia, un grupo que ha crecido de manera notable y sostenida en las dos últimas décadas, al pasar de ser el 41,9% de los creyentes a alcanzar el 63,6%.

El barómetro del CIS ha comenzado a hacer una diferenciación entre quienes no van nunca a un oficio religioso y quienes lo hacen de manera más infrecuente que esporádica, que se encuentran muy igualados: los primeros son un 31% de los católicos y los segundos, un 32,6%.

Paralelamente, el porcentaje de católicos que va a misa los domingos y festivos se ha reducido casi a la mitad en dos décadas al pasar del 22,2% al 11,8%; esta misma tendencia refleja el grupo de quienes asisten más de una vez por semana, que ha pasado del 3,1% al 1,8%. Entre ambos suman hoy 3,5 millones de personas. Y son 2,3 millones menos que quienes dicen acudir a misa de manera ocasional, cuyo peso también ha caído casi diez puntos hasta perder a un tercio de sus integrantes.

La dispensa de sacramentos por parte de la Iglesia católica española lleva años en descenso, en una tendencia en la que resulta clave la menor celebración de las tres ceremonias más tradicionales de las familias españolas: bodas, bautizos y comuniones son cada vez menos frecuentes, con caídas, según los datos de la propia Conferencia Episcopal, del 26%, el 21% y el 6,5% entre 2012 y 2017. Eso supone 16.000 enlaces y comuniones y 54.000 bautizos menos al cabo del año.

El alejamiento de las familias y la Iglesia parece patente, ya que solo el 54% de los bebés nacidos en el país en 2017 (214.271 de 393.581) fueron bautizados por el rito católico, mientras que apenas una de cada cuatro bodas (46.556 de 167.613) celebradas en el país eran bendecidas por un cura, datos a los que hay que añadir que más del 45% de los niños (183.720 en ese año) nacen fuera del matrimonio, tanto del católico como del resto de ritos y del civil.

Por el contrario, hay dos sacramentos cuya dispensa muestra una tendencia ascendente. Se trata de las confirmaciones, que llegaron a 136.000 en el último años con registros, y de las unciones de enfermos, que pasaron de 20.493 a 25.471 entre 2012 y 2017, en línea con el progresivo envejecimiento de los feligreses.

Menos curas para más parroquias

La Iglesia católica tiene un problema con la gestión de su plantilla, muy envejecida. Más de la mitad de los curas superan la edad de jubilación, algo que, por otra parte, le genera a los obispados un ahorro de en torno a cien millones de euros al año: siguen ejerciendo como párrocos mientras pueden hacerlo, pero cobran una pensión y no tienen la obligación de cotizar. Suelen hacerlo por el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) hasta que se retiran.

El problema, en cualquier caso, está en la mengua de esa plantilla mientras crece el número de parroquias. Según el folleto de la Memoria de la Conferencia Episcopal, el número de curas cayó de 18.576 a 17.754 en solo dos años (de 2017 a 2019), mientras las parroquias por atender pasaban de 22.999 a 23.021, con lo que el desfase entre unos y otras crecía de 4.423 a 5.267; es decir, que los feligreses de más de la quinta parte de las parroquias no disponen de un pastor en exclusiva, una situación cada vez más habitual en el mundo rural.

¿Casi 30.000 monjas y frailes están jubilados?

El envejecimiento de las plantillas es mayor todavía entre los religiosos que viven en conventos y monasterios, la mayoría de los cuales son monjas. Este grupo cotiza en régimen de autónomos y también pasa a cobrar una pensión una vez alcanza la edad de jubilación, situación en la que se encuentran cerca de los 30.000 que forman el colectivo.

Según los datos de la Conferencia Episcopal, en España había censados 40.096 religiosos el año pasado, tras una notable caída de 13.822 (uno de cada cuatro) en un solo ejercicio, que hacían vida retirada en 801 monasterios y conventos tras la supresión o el cierre de 26 desde 2017.

 

Sin embargo, las estadísticas del Ministerio de Trabajo indican que, a 3 de septiembre de 2019, solo 10.562 de ellos cotizaban como autónomos. Esa diferencia de 29.534 corresponde, en principio, a los que han alcanzado la edad de jubilación.

La evolución de los registros de cotización da una idea del envejecimiento que presenta este colectivo, cuyo número de cotizantes se redujo prácticamente a la mitad desde los 20.709 de 2004 a los 10.526 de principios de este pasado otoño.

Fuente