fbpx

Los tiempos en los que las familias acudían los domingos a misa han quedado lejos. Así lo confirma el último barómetro del CIS, que por primera vez constata que los ateos, no creyentes o agnósticos superan a los católicos practicantes. Así estos últimos rondarían el 22,7%, mientras que el resto les superaría con un 29%. En cuanto a las personas que practican una religión distinta a la católica únicamente sería un 2,3% de ka población.

Si analizamos con más detalle estos datos, de este 29, un 7,5% se considera agnóstico, un 13,3% ateo y un 8,3% los indiferentes. De forma resumida: casi tres de cada diez ciudadanos no quieren saber nada ni tener relación alguna con la Iglesia católica. Unas cifras que, años atrás, eran muy difíciles de imaginar.

Los ateos, agnósticos o no creyentes superan a los católicos practicantes al llegar al 29%.

La situación es más remarcada en Catalunya, comunidad en la que pese a que se consideren católicos un 52%, únicamente un 10,9% va a misa. El 73% asegura no ir nunca o casi nunca a misa.

Le siguen muy de cerca la Comunidad Valenciana y Euskadi. En la primera, los practicantes a duras penas llegan al 13,8% frente al 11,2% de no creyentes, el 15,8% de ateos y el 5,3% de agnósticos. En la segunda, los datos son más remarcados con un 16,9% de practicantes frente a un 18,9% de ateos, un 12,8% de no creyentes y un 10,8% de agnósticos.

¿Qué pasa con la capital? Madrid se enfrenta a una tendencia similar. Los no creyentes (15% ateos, 13,5% agnósticos y 6,9% no creyentes) superan a los católicos practicantes, un colectivo que se sitúa en el 20,4%.

Fuente: https://www.lavanguardia.com/vida/