fbpx

Un año más, la tasa de riesgo de pobreza crece en Catalunya hasta situarse a un máximo histórico. El 21,3% de la población está en riesgo de exclusión social, según la Encuesta de Condiciones de Vida del 2018 que ha publicado hoy el Institut d'Estadística de Catalunya (Idescat). Es el peor dato, porcentual, desde el 2004, donde llegan los registros.

La vulnerabilidad económica crece entre población de más de 65 años, las mujeres y los inmigrantes. La pobreza infantil se mantiene estable (baja un 0,5) y sigue afectando casi un tercio de los menores.

Se considera pobre en Catalunya todo aquél que disponga de 915 euros o menos al mes. Un límite mayor que en otras ocasiones. En esta situación se encuentran uno de cada cinco catalanes. En concreto, el dato es del 21,3%, superior a todos los cálculos desde el 2004. Peor que el 20% del 2017, el 20,8% del 2010. Escandaloso, si se compara con el 16,6% del 2008. Y es que una de las cifras que destaca de esta estadística es que, por primera vez, más de la mitad de catalanes (el 52,7%) manifiesta mucha o cierta dificultad para llegar a final de mes.

Una de cada cuatro abuelas es pobre

Por edades, los niños de menos de 16 años siguen siendo el colectivo que más sufre la pobreza. El 28% de ellos son pobres. Sin embargo, entre los que más crece es entre las personas de más de 65 años. Si el año pasado el 15,5% de ancianos estaban en riesgo de exclusión, ahora ya son el 19,2%. Y entre las mujeres de la tercera edad la pobreza ya afecta a una de cada cuatro. 

Las familias monoparentales y las personas inmigrates siguen copando el grueso de la exclusión social. Si el año pasado un tercio de las familias con hijos sostenidas por un adulto ya estaba en riesgo de exclusión social, ahora los datos suben hasta el 43%. En general, una de cada cuatro familias con hijos se encuentra también bajo este riesgo. En relación a los orígenes los datos siguen creciendo de forma alarmante. Casi la mitad de los inmigrantes estan en la exclusión social (48%) mientras que entre los nacidos aquí afecta al 16%.

Pobreza con rostro de mujer

Si comparamos por géneros, las mujeres sufren mucha más pobreza que los hombres. Un 24% frente un 18%. Respecto al año pasado, entre ellas sube 3 puntos, mientras que entre ellos baja en uno. La pobreza severa también crece, y pasa del 5 al 6,5%. Y casi un tercio de las familias catalanas manifesta no poder ir de vacaciones, ni asumir imprevistos de 700 euros. 

Puntando entre el 0, de plena igualdad de clases, hasta el 10, de máxima desigualdad, Catalunya saca un tres. Pero los que más ricos tienen quintuplican en ingresos a los más pobres. Crece, por cierto, el porcentaje de personas que no pueden pagar sus necesidades básicas. Quien no puede mantener su casa a una temperatura adecuada pasa el 6,3% al 8,8%, y quien no puede comer carne ni pescado pasa del 2 al 4% de la población.

El Tercer Sector pide acciones immediatas

Vistos estos resultados, la Taula d'Entitats del Tercer Sector pide hacer un pleno monográfico de pobreza en el Parlament. “Los datos evidencian la gravedad de la situación, la lucha contra la pobreza debe estar en el centro de la acción de la Generalitat", ha pedido la presidenta de la entidad, Francina Alzina. Reclama que los políticos aborden con "respuestas immediatas y efectivas" el fenómeno de los trabajadores pobres, la feminización de la pobreza y el elevado precio del alquiler. Entre otras cosas, "acelerando" el despliege de la llama Renta Garantizada, prestación de la Generalitat para las personas que no tienen ingresos.

También Save The Children ha pedido medidas urgentes. En su caso, reclama actuaciones específicas con las familias monoparentales."Las madres solas tienen que hacer lo imposible para hacer frente a las responsabilidades del hogar, con muchas dificultades para conciliar vida familiar y laboral. En su caso, las políticas de empleo no son suficientes si no van acompañadas de medidas sociales", asegura la entidad. Pide equiparar su estatus al que tienen las familias numerosas, como por ejemplo bonificaciones a la Seguridad Social, deducción del IRPF o una veloz aplicación de la Renta Garantizada.

Fuente: https://www.elperiodico.com/