fbpx

Los pensionistas son uno de los sectores de la población que se han mantenido más movilizados estos último año. Sobre el problema de las pensiones hemos hablado con la economista crítica Miren Etxezarreta y José Iglesias, autores del libro ‘El Cuento de las Pensiones’ (Icaria, 2019).

Es sostenible el sistema de pensiones del Estado español?

ME: Sí. Depende mucho del número de trabajadores, de los salarios y de las contribuciones. Siempre es sostenible porque depende de la riqueza del país. Lo que pasa es que es muy importante qué parte va a sueldos y qué parte no va. Depende mucho de la distribución de la renta y lo que se produce.

JI: Sería la cuarta variable. Si se produce mucho, la parte que va al trabajo es la que sostiene el sistema de pensiones. Cuanto más gente trabaje y más alto sea su sueldo, mejor.

ME: Un país vive de lo que se produce. De lo que se produce, se pagan las pensiones. Es sostenible en función de si se quiere o no pagar las pensiones. Lo que pasa es que después se hacen líos para ver cómo se reparte lo que produce el país. Si todo va a los ricos, no hay dinero para las pensiones, si lo que produces va para los trabajadores, es sostenible.

Pero hay mucha gente que habla de «crisis de las pensiones»?

ME: No quieren ver que el problema está en cómo se distribuye. Si en España al año se produce un billón de euros, se pueden pagar las pensiones. El problema es si el 90% se lo quedaran los ricos (que no es así), allí estaría el problema. La pregunta de si se pueden pagar las pensiones es redundante, depende de cómo se distribuye la riqueza. Hablar de crisis de pensiones es un truco para disimular el problema.

Entonces, no hay crisis de las pensiones?

ME: No a la fuerza. Hay porque se ha fijado una determinada manera de distribuir. Si te condeno a muerte y te hago escoger entre ser fusilado o ahorcado, te estoy dando una opción. Lo importante, sin embargo, no es la opción, sino que te han condenado a muerte. Si hay o no dinero, no es como elegir entre elegir morir fusilado o ahorcado, sino entre si los quieres dedicar o no a las pensiones. Tenemos la riqueza del país distribuida entre beneficios y salarios. El sistema español es que de la parte que son los salarios salen las pensiones. Los beneficios no entran para pagar las pensiones. Lo que pasa es que, si cada día hay menos trabajadores y cada día los sueldos son más bajos, la parte de salarios que va a las pensiones es más baja. El problema, por tanto, está en la parte de beneficios que no aporta nada a las pensiones.

Ustedes señalan algunos mitos que se utilizan para justificar la llamada crisis de las pensiones …

ME: Partiendo de la base de que las pensiones se basan en que lo que entra de contribuciones sale en prestaciones. Si cada vez las contribuciones son más pequeñas y hay más prestaciones, porque los viejos somos cada vez más y no nos queremos morir, con las primeras no se pueden pagar las segundas. Si sólo coges esto, la crisis es cierta. Pero, tú no tienes que coger sólo eso. Si hay una crisis de tuberculosis porque la gente no se ha vacunado, el problema no es de la tuberculosis, es de las vacunas. Si te bajan los sueldos y los trabajadores, las contribuciones son cada vez más pequeñas. Lo que ellos dicen, y es cierto, es que cada vez hay más viejos. Pero, esto debería ser una de las cosas más positivas de la sociedad, pero se ve como un problema. Para el capitalismo, que existamos los viejos es un problema.

Uno de los argumentos que se utiliza es que, como cada vez las generaciones son más pequeñas, hay menos personas a pagar. Ustedes piensan que no es así, ¿verdad?

ME: No. Primero porque cada vez los trabajadores producen mucho más.

JI: Uno de los argumentos es la relación activos, pasivos. Establecen una relación de tres personas trabajando por una cobrando. No tienen, sin embargo, en cuenta que, cada vez que el sistema capitalista se automatiza, esto cambia. No es lo mismo mi abuelo que trabajaba con una azada que hoy la misma persona que trabaja con una máquina que corta, embala, separa …. Cada trabajador de hoy, produce 20 veces más que hace unos años. Por lo tanto, esta relación no es un indicador fiable.

ME: Por ejemplo, después de la Guerra Civil, en España, el 50% de los trabajadores trabajaba en la agricultura y no nos llegaba para comer. Ahora, hay menos de un 5% de trabajadores en el campo y producimos mucho más que antes. Es una trampa, la medida importante, no es el número de trabajadores por pensionista, es lo que se produce en el país. Todo esto está lleno de mentiras y verdades a medias. Son argumentos muy elaborados que han hecho los que quieren sostener esto, no son torpes, son sofisticados.

JI: Hay otro elemento de transformación del mercado de trabajo. Cogen sólo los trabajadores asalariados. Pero, además ahora hay gente que son contratados como autónomos y no contribuyen. Por ejemplo, los riders. Son obreros de pies a cabeza. Pero no pagan o pagan muy poco a la seguridad social. No se les toma como parte de los contribuyentes. Ahora incluso se contrata menos porque la naturaleza de la condición de contratado ha cambiado. Hay menos porque, a pesar de haber más gente en el sistema productivo, no se les considera trabajadores. Son autónomos o trabajadores tan eventuales como los de Globo o Deliveroo que están a las puertas de la empresa y van por paquete.

ME: El quid de la cuestión está en cómo se reparten salarios y beneficios. Y que sólo los salarios pagan pensiones. Los beneficios no pagan nada. El problema es que se ha decidido, en una decisión política, se ha decidido que sólo los asalariados paguen. Pero los que recogen beneficios no pagan nada. No es un problema económico, es político. En el Estado, hoy, producimos más del doble que en 1977. En cambio, la población sólo ha crecido el 25%. Por lo tanto, hay de sobras.

JI: Además, ¿qué pasa con la economía sumergida? También hay trabajadores que no contribuyen. Además, si para ciertos colectivos de la población activa das ventajas a los empresarios para que los contraten sin pagar la seguridad social, estás haciendo que dejen de pagar a las pensiones.

ME: Durante la crisis, las empresas que creaban puestos de trabajo se les disminuía la cotización a la seguridad social. Si haces esto, qué pasa? Pues que no hay dinero para las pensiones.

Por tanto, el sistema de pensiones, tal como está ahora, no funciona …

ME: Todavía funciona. No ha funcionado los años de la crisis, pero ahora vuelve a funcionar. Tal como está el sistema ahora, es cierto que el déficit es grande. Pero, ahora mismo el número de trabajadores a la seguridad social es más alto que en 2010. Si sube esto y subieran los sueldos -que han bajado- se sostiene. En estos momentos hay déficit, pero porque se quiere que haya déficit. Lo que hay que cambiar es el sistema, que los beneficios coticen para las pensiones.

Los beneficios de las empresas no cotizan a la seguridad social pues?

ME: Ningún beneficio de las empresas cotiza. Es algo que la gente no entiende. En estos momentos, lo que se produce en el Estado, entre el 52 y el 54% va a beneficios. Entre el 48 y el 46% va a sueldos. Las pensiones salen sólo de esta segunda parte. Los empresarios dicen que están pagando ellos las cotizaciones, pero no. Las cotizaciones son parte del sueldo. Los pensionistas que están en la calle piden que las pensiones se paguen del presupuesto público. ¿Quién paga el Ejército?

De los fondos de los Presupuestos Generales del Estado?

ME: Correcto. Las pensiones no. El Ejército sí se paga los beneficios -aunque algunos pagan más y otros no-.

Hay quien dice que un problema es que las pensiones son muy altas …

ME: Es cierto que, porcentualmente, son algo más altas que en algunos países europeos. Pero es muy sencillo, aquí los sueldos son mucho más bajos. En otros países con un porcentaje más pequeño, cobras más.

JI: Si coges los mil euros como límite del umbral de pobreza, el 70% de los pensionistas son pobres. Si coges un umbral de bienestar alto, tenemos que mirar quién está con pensión alta o no.

ME: La pensión más alta, en bruto, son 2.450 euros brutos y sólo la cobran un 10%. Después tienes que quitar los impuestos. No es tanto. ¿Con mil euros se vive bien? Lo que pasa es que hay gente que no tiene remedio. Y con los alquileres que hay ahora, mucha gente no tiene suficiente.

Dicen que la crisis de las pensiones está basada en mentiras y medias verdades. Al servicio de quién están estos argumentos?

ME: Fundamentalmente, los bancos y las compañías de seguros. ¿Cuál son los objetivos de todo esto?: Que la gente se haga pensiones privadas. La gente que tiene dinero, los pobres no importa. La gente que tiene algo ahorrado, que en vez de pagar al estado lo ponga en el banco. Porque las pensiones no dan dinero. Ellos quieren el sistema de capitalización. Que tú, desde joven, empieces a poner dinero, obligatoriamente y fijo, en una cuenta corriente de donde no podrás sacar dinero hasta que te jubiles. Esto beneficia al banco que negocia con él y le da poder. Si no puedes tener ahorros, ya no puedes pagar.

JI: Si cobras un sueldo bajo, ¿qué pensión te espera? Y luego, hay que contar las fluctuaciones del mercado y la bolsa. ¿Si la bolsa baja, qué pasa? ¿El sistema de pensiones me garantiza pensiones en un futuro? Más que el privado. Para el privado tendré que ir poniendo dinero. ¿Y dónde está ese dinero? Si tengo un sueldo bajo, primero tendré que satisfacer una pensión futura que no mi día a día.

ME: Este sistema está hecho para absorber el dinero de aquellos que pueden ahorrar.

JI: Quieren que la población tenga la sensación de que no tendrá pensión, cuando tiene pensión segura. Dependerá también de cómo luchamos también.

ME: Se habla de crisis de las pensiones para incentivar las pensiones privadas. Las pensiones públicas, en España, son 140 mil millones al año. Las pensiones privadas rondan los 80 mil millones. ¿Qué quieren los bancos?, hacerse con los otros 140 mil millones, incentivado por el Banco Central Mundial. En estos momentos, los mayores fondos de inversión y fondos buitre del mundo son los fondos de pensiones privadas.

¿Qué papel tienen los grandes sindicatos en la cuestión de las pensiones?

ME: Malo. Los grandes sindicatos están participando en la privatización de las pensiones. El tema de la crisis de las pensiones lo han trabajado tan bien y tanto, que los mismos sindicatos y sus dirigentes están convencidos. Están empezando a firmar convenios en los que, una parte de los aumentos de sueldo alcanzados van a un fondo de pensión privado. Además, hace unos años, CCOO y UGT montaron una empresa con los bancos para gestionar las pensiones privadas. Con el argumento de que si ellos están dentro, se preocuparán más de la gestión. Es público y notorio que de ello cobran beneficios. Esto es grave, pero lo más grave es la firma de convenios.

Quieren hacer alguna conclusión final?

ME: La crisis de pensiones es una crisis construida. Es un problema de distribución de la riqueza del país. Se ha construido con un sistema que funcionó. Además, no hay motivos para una crisis de pensiones, porque el sistema se puede cambiar con los presupuestos generales del Estado. Lo que hace falta es cambiar cómo se financian las pensiones. ¿Qué otro gasto se financia con contribuciones? Ninguno.

JI: Las entidades financieras montaron la crisis a base de pagar académicos e informes para alarmar a la opinión pública.

ME: Además, si en el Estado no hay dinero para las pensiones públicas, ¿de donde salen las pensiones privadas?

Fuente: https://kaosenlared.net/