fbpx

La Generalitat acusa a «grupúsculos de extrema derecha» de protagonizar el ataque hasta ahora «más organizado» contra estos centros en Catalunya.

Un grupo ultraderechista atacó el centro de acogida de menores inmigrantes en el Masnou al término de una manifestación contra la presencia de estos jóvenes, luego de un presunto intento de agresión sexual, en un episodio de violencia xenófoba que hizo saltar las alarmas en el ejecutivo catalán, y por que no en el gobierno de España.

El gobierno catalán definió la agresión como un “ataque violento”, promovido por un “grupo organizado de extrema derecha” y anunció que va a denunciar los hechos ante la “Fiscalía de Delitos de Odio”. Cuatro personas resultaron heridas, con golpes, cortes y contusiones, entre ellos dos menores del centro, mientras una persona fue detenida por la policía catalana, pero ya quedó en libertad.

El ataque xenófobo que se produjo por la noche en el centro de menores extranjeros no acompañados (MENA) en El Masnou fue completamente planificado: “Se ha traspasado una línea roja, este ataque estaba organizado y premeditado por grupúsculos ultras”, dijo ayer el ‘conseller’ d’Afers Socials, Chakir el Homrani, en una rueda de prensa tras celebrar una reunión de urgencia en el municipio. El alcalde,  Jaume Oliveras llegó a señalar miembros de Vox de otras localidades.

Fue al terminar dos manifestaciones que coincidieron, una contra los jóvenes inmigrantes y otra de apoyo por parte de grupos antirracistas. Las movilizaciones habían sido convocada en un clima de tensión luego de una agresión sexual a una joven del lugar que ocurrió el sábado anterior en la fiesta mayor del pueblo, en relación a la cual fue detenido uno de los menores que residen en este centro, que alberga a unos 50 jóvenes.

Inicialmente los manifestantes se concentraron frente al Ayuntamiento y luego se dirigieron hacia el alojamiento de los jóvenes, al que lograron acceder sin entrar al edificio. Los agresores también se enfrentaron con los jóvenes, que lanzaron piedras contra ellos desde el techo del albergue, a donde subieron para protegerse del asalto, según las imágenes difundidas en las redes sociales. “No podemos permitir que esta minoría gane el relato, no podemos permitir que el colectivo de adolescentes migrantes acabe siendo estigmatizado y tenga que sufrir estos niveles de violencia”, afirmó Chakir El Homrani, consejero de Trabajo, Asuntos sociales y familia del gobierno catalán.

Durante la protesta previa al ataque se profirieron gritos racistas como “esta es nuestra tierra y hay que defenderla” o “ni uno más”. Entre los participantes había militantes de Vox; uno era Jordi de La Fuente, un conocido ex miembros de la xenófoba Plataforma per Catalunya. “Había gente del municipio, pero llevaron a personas de otros municipios de ideología ultraderechista”, denunció el alcalde de El Masnou, Jauem Oliveras, del partido independentista Esquerra Republicana de Catalunya (ERC).

Fuente: https://kaosenlared.net/