fbpx

Desde el principio todos los actores que participan en la 25ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25) conocían que se trataba de una cumbre de transición donde no habría grandes titulares.

Sin embargo, sí se esperaba el cierre de la inmensa mayoría de los flecos pendientes del Acuerdo de París y una ampliación de la ambición climática de los países, es decir, un aumento del ritmo de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de cada uno de ellos.

Pero ni una ni otra cosa se han conseguido o, para ser más exactos, no al ritmo deseado. Fernando Valladares, científico especialista en cambio climático del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), abría este viernes un acto de balance de la cumbre pidiendo a los ponentes que pusiesen énfasis en ver el vaso medio lleno, pero comenzaba su exposición reconociendo que “esta COP no va a alcanzar todo lo que queríamos que alcanzara”.

ACUERDO CONTRARRELOJ

Los esfuerzos in extremis de ese viernes por mejorar los resultados de la cumbre, día en que en teoría finalizaba la COP, ponían en duda la fecha del fin de la cumbre, que fuentes de las negociaciones señalaban que podía retrasarse no ya al sábado 14, sino incluso al domingo 15.

“La presidencia está teniendo reuniones bilaterales y va a organizar un plenario de recogida de las opiniones respecto al conjunto de los documentos: en qué estamos, dónde podemos ir y cómo podemos ir avanzando”, explicaba a las 14 horas la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, a la prensa. “No es descartable que cuando haya oído a todo el mundo, llegue a la conclusión de que los temas, o bien están maduros y vamos para adelante, o que hay temas que no están lo suficientemente maduros y encargue que se siga trabajando en ellos”. La puerta a la prórroga de la cumbre queda abierta, algo que ya ocurrió en la COP24 de Katowice, entre otras.

“Justo cuando llegamos al final de la COP25 vemos cómo se vacía de contenido el ya de por sí insuficiente Acuerdo de París”, denunciaba Sara Shaw, coordinadora del programa de Justicia Climática de Amigos de la Tierra

Entre los principales escollos, uno que desde el inicio se sabía difícil: el artículo 6 del Acuerdo de París, regulador de los futuros mercados de carbono globales. “Uno de los puntos más controvertidos es de qué manera garantizar la contabilidad correcta y que no haya riesgos de doble contabilidad para poder seguir construyendo los mercados de carbono globales”, explicaba Ribera. La mera cuestión técnica de cómo gestionar esos mercados y contabilizar de forma unitaria, segura y correcta las contribuciones de cada país amenazaba con ser uno de los mayores fracasos de la cumbre y fuentes de la negociación señalan a El Salto que algunos países no están dispuestos a aprobar ningún texto sobre dicho artículo si no hay contrapartidas en materia de financiación y otros temas clave.

PASO ADELANTE, PASO ATRÁS

Sin embargo el principal fracaso se deriva de la escasa ampliación de la ambición climática de las naciones del planeta. Mientras el número de países dispuestos a aumentarla apenas aumentaba, pasando de 66 en la cumbre de Acción Climática de Nueva York celebrada el pasado septiembre  a 73, la suma total de las emisiones de todos estos países apenas llegaba al 10%.

Entre tanto, los grandes contaminadores globales seguían cerrados en banda. De hecho, varias ONG defensoras del medio ambiente señalaban que, incluso, los compromisos que puedan cerrarse en la última fase de negociación de la Cumbre del Clima de Madrid rebajen la ambición climática del Acuerdo de París, unos objetivos que la comunidad científica ya calificó de insuficientes. “Todos sabemos que el nivel de ambición que esta hoy encima de la mesa es insuficiente para cumplir el objetivo de París”, remarcaba Ribera.

Sí parece que habrá avances en lo referente a la financiación del Fondo Verde para el Clima, una herramienta vital para que se produzca una justicia climática en la que los países con menos recursos no carguen con el peso de una crisis provocada por siglos de emisiones desde el norte, aunque es improbable que se recaude la cifra de 100.000 millones de dólares para 2020 estipulada. También se ha llegado a un acuerdo, el Plan de Acción de Género, para que los países incluyan la variable de género en sus políticas climáticas.

LOS SUCIOS DICEN NO

Sin embargo, salvo extraña sorpresa de última hora, los bloqueos a los acuerdos más importantes persistirán. Grandes contaminadores como China, India, Brasil o Estados Unidos se niegan a llegar a consensos, echándose la culpa unos a otros, con los menos pudientes aferrándose a la ausencia estadounidense y a la falta de financiación por parte del norte, y con un norte que no abre la mano para responsabilizarse de un problema creado principalmente por él. “Incluso cuestionan procesos de presentación de compromisos”, señala Javier Andaluz, responsable de Clima de Ecologistas en Acción, quien ha seguido de cerca todo el proceso de negociación.

“Estos países se están saltando muchas de las cuestiones fundamentales de París”, apunta el responsable, “de hecho Estados Unidos está planteando que se permita entrar a los mercados de carbono a países que no presentan los NDC —Contribuciones Previstas y Determinadas a Nivel Nacional—, con lo que el truco es maravilloso: EE UU se sale del Acuerdo de París, no presenta compromisos sobre este Acuerdo y encima va a poder comerciar dentro de los mercados de carbono. Pero, ¿con qué sentido lo hará?, porque nadie va a controlar las reducciones que tenga”.

“Todos sabemos que el nivel de ambición que esta hoy encima de la mesa es insuficiente para cumplir el objetivo de París”, indica la ministra Teresa Ribera.

Así, los países que quieren seguir adelante para cerrar un acuerdo no representan ni de lejos el grueso de las emisiones, sino un mero 10%, con lo que, salvo una poco esperada campanada de última hora, las organizaciones ecologistas y la comunidad científica ya hablan abiertamente de “fracaso de la cumbre”, como denunciaba el balance de las negociaciones presentado por Amigos de la Tierra este viernes.

“Justo cuando llegamos al final de la COP25 vemos cómo se vacía de contenido el ya de por sí insuficiente Acuerdo de París”, denunciaba Sara Shaw, coordinadora del programa de Justicia Climática de la organización. En el mismo sentido, desde la coalición de organizaciones Climate Action Network denunciaban: “Los políticos no muestran signos de tomarse en serio la crisis climática”. “Los textos de decisión no reflejan la urgencia de mantener al mundo por debajo de 1ºC. Se necesita un compromiso político para mejorar los objetivos climáticos antes de la COP26. Todos los emisores principales saldrán de la COP25 con planes de aumentar sus NDC”, remarcaban cuando apenas faltaban unas horas para el final oficial teórico de la cumbre.

CONTESTACIÓN SOCIAL

En vista de los resultados y de la poca mejora en la ambición climática global que deja la cumbre, Fridays for Future, el movimiento iniciado por Greta Thunberg; la Cumbre Social por el Clima y organizaciones indígenas convocaban una sentada a las 15.30 horas en el interior del recinto de la COP para una hora más tarde repetir la acción en la puerta del Ifema. “Levantaos por vuestro futuro!”, gritaban los jóvenes activistas ante la presencia de los delegados de la COP.

La Cumbre Social por el Clima, un evento que ha contado con más de 350 actividades y la participación de 300 organizaciones y que se ha erigido como el espacio de respuesta política y social de la sociedad civil frente a la agenda oficial de la cumbre, denunciaba cómo esta COP dilatará aún más los tiempos de presentación de nuevos compromisos. “En 2015 los países convenían acordar un débil proceso conocido como el Acuerdo de París, pero tal y como la comunidad científica está poniendo en evidencia, este pacto global parece incapaz de mantener el incremento de la temperatura global muy por debajo de los 2ºC y a ser posible en 1,5ºC. Esta COP25 podría reducir aún más esa ambición. Dilatando los tiempos de presentación de nuevos compromisos, podemos retrasar durante años afrontar la emergencia climática, lo que tendrá catastróficas consecuencias”, terminaba su comunicado final.

Fuente