fbpx

Hablábamos hace unos meses de los infiltrados del independentismo, que han logrado victorias sonadas como controlar la mayoría de la Cambra de Comerç de Barcelona. La estrategia de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) de dominar todos los ámbitos de la sociedad, incluidos los económicos y sociales, no cesa.

Al contrario, gana fuerza o trata de ganarla, como las convocatorias de ese movimiento etéreo y digitalizado que se llama Tsunami Democràtic

El nuevo paso en esta línea ha sido la creación de, ni más ni menos que una patronal, es decir una organización destinada a defender los intereses de los empleadores, que esa es su definición tradicional. Tras intentos fallidos de asaltar alguna de las existentes y culminar con éxito el desembarco en la Cambra de Comerç de Barcelona y en buena medida, en la de Terrassa, el movimiento secesionista ha optado por crear una organización empresarial nueva y propia a partir de la corriente 'Eines de país' con la que quieren provocar nuevos tsunamis.

Como afirmó la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, 'Anem x Feina', que es así como se llama, es una organización "desacomplejadamente independentista". Sus principales objetivos son los "nacionales y económicos". Por este orden, lo que ya es una declaración de intenciones muy contudente.  

Nada que objetar. Estamos en una democracia. Pero, que yo sepa, antes de afiliarse a una patronal a uno no le preguntan por su afiliación política ni cuál es su ideología ni le reclaman que defienda a capa y espada una u otra tendencia (o no deberían). Aunque toda opinión acostumbra a llevar aparejado algún componente político, estas no deberían ser las prioritarias en este tipo de entidades. 

Es de agradecer que no se oculten, que proclamen abiertamente sus intenciones, a diferencia de cuando lanzaron el buscador de empresas independentistas, que fue impugnado por la patronal Foment y criticado abiertamente por otras organizaciones empresariales como Pimec. El triunfo alcanzado en la Cambra de Comerç o el auge de la Intersindical-CSC en el sector público catalán, ha dado alas a la ANC para seguir con su estrategia de influencia en todas las capas de la sociedad. Veremos si esta vez lograrán dar un nuevo vuelco al estatu quo.

Poco agente econónico y social serán si sus objetivos, como reconocen, son esencialmente políticos. Aunque es cierto que ninguna organización está libre de influencias, en este caso, más que una asociación de patronos y autónomos parecen un movimiento o partido, cuando no una plataforma reivindicativa. O si me apuran, una coral o caja de resonancia de determinados partidos o ideologías. Es por ello que quizás serían más honestos si se presentaran a la elecciones.

Fuente