fbpx

Lamentamos profundamente haber llegado a esta situación que se produce después de varios años de ausencia total de un diálogo constructivo entre ambas partes del conflicto, entre nacionalistas españolistas vs catalanistas.

Es cierto que la derecha española a través del TC tumbó el estatuto de autonomía aprobado por amplia mayoría en el Parlament de Catalunya, quizás la excusa inicial del conflicto, aprovechado por la decadente y corrupta CIU como cortafuegos a las movilizaciones que comenzaban a verse en las calles de Barcelona contra sus recortes, tensando así la cuerda entre los dos nacionalismos. El efecto de estás políticas dieron su fruto, alimentando el independentismo y sustituyendo la razón de la lucha de clases por los sentimientos “patrióticos” hacia la independencia.

Llegados a este punto y ante una ausencia de respuesta desde el gobierno de Madrid, los responsables políticos catalanes optaron por una huida hacia adelante. Una huida en la que no midieron los límites, ni la correlación de fuerzas, pero arrastrando con mentiras a una buena parte de la izquierda catalana convencidos de que esta seudo revolución traería un cambio republicano en toda España.

Como consecuencia de todo esto aprobaron en el Parlament de Catalunya las leyes de desconexión del 6 y 7 de setiembre de 2017, convocaron un referéndum el 1 de octubre en base a un falso “derecho a decidir” que llevó a la proclamación y derogación inmediata de la República Catalana y a los disturbios posteriores en las calles.

Por ello entendemos que este asunto se debería haber solucionado o encauzado políticamente y no debería haberse judicializado, pero una vez llevado al Tribunal Supremo y dictado sentencia no queda otra opción que respetarla y acatarla, se trata de una sentencia ajustada a derecho y redactada con argumentos de cara a los acusados y a los tribunales europeos, aunque subjetivamente las penas impuestas nos parecen excesivas.

Lamentablemente y desde meses antes ya se estaba preparando una fuerte respuesta  del nacionalismo catalán a una sentencia que aún no se había producido, una respuesta alentada por Puigdemont  desde su mansión de Waterloo y transmitida a través de su vocero el Sr Torra, presidente de la Generalitat.

Sin embargo todo apunta a que o el asunto se les ha ido de las manos o bien son cómplices directos de la violencia generada en las calles de Catalunya en los días posteriores a la sentencia. Vemos con sorpresa como el president Sr Torra, alienta y jalea las movilizaciones y los cortes de autopista, la ocupación de aeropuertos y el corte de líneas de tren, a la vez que envía a los mossos d’esquadra para reprimirlos creando un complejo ejercicio de bipolaridad extrema.

Por otro lado, percibimos un cambio en ERC, que parece buscar salidas a la enquistada situación de bloqueo en la que nos encontramos, pero que no termina de romper con la línea impuesta por Puigdemont.

Por ello, exigimos la dimisión inmediata de Quim Torra, la disolución del Parlament y la convocatoria de unas nuevas elecciones.

Apelamos a la izquierda nacionalista para que retorne a la lucha de clases, su presencia es necesaria y urgente, al menos en el corto plazo, ante una ley Aragonés que propicia la privatización de lo que aún queda como público, principalmente la educación, una de las leyes más salvajes desde las reformas laborales socialistas y populares y aplicadas religiosamente por los gobiernos convergentes.

Instamos a todas las fuerzas federalistas algunas de ellas cautivas del “lo intentamos desde dentro” a unirse, a luchar para que la vía de la III República Española sea posible, teniendo en cuenta que creemos que es la única opción que dé cabida a una solución territorial estable.

Apelamos a los medios de comunicación a que no ignoren los llamamientos de los que queremos una solución pacífica.  La tremenda polarización hace parecer que no existan vías alternativas. En realidad existen muchas personas, que de manera fragmentada y en pequeños grupos, luchan por alcanzar puentes y  vías de diálogo pacíficas.

Viva la III República Española

Viva la lucha de clases

18 de Octubre de 2019

Izquierda Socialista Federal y Republicana