La degeneración democrática que sufre España de manera acelerada, ha llegado a límites inaceptables, es mucho más grave que el ataque neoliberal incrementado de manera acelerada desde la crisis de 2008, los trabajadores han perdido su capacidad negociadora, los salarios van a la baja desde entonces,  el declive de la sanidad, la enseñanza, las pensiones, la ley mordaza y un largo etc. Y lo más grave, la división de la izquierda, en general más preocupada de mirar los sondeos que de su propio programa.

La secuencia histórica del choque entre nacionalismos, ha profundizado más aún esta brecha que ha llevado a casi todos a elegir entre un nacionalismo central u otro periférico, dejando en el más profundo silencio a mucha gente luchadora, que aún se atreve a reclamar un estado federal como única posibilidad de convivencia pacífica entre los pueblos que componen España.

Por ello vemos la necesidad de constituirnos en partido político, para la defensa por encima de sillones en las instituciones, la defensa de los DD.HH., de una sociedad plural, democrática, de la recuperación de los derechos perdidos, de la entrega al pueblo de la soberanía, desde principios socialistas, de una organización territorial claramente Federal y solidaria y de una jefatura del estado elegida libremente por el pueblo.

¡Comenzamos a caminar!, no importa demasiado cuántos seamos al principio, sino el camino a seguir mirando los intereses del pueblo por encima de todo.

Por tanto hacemos un llamamiento a todas y todos los federalistas de izquierdas a unirse para hacer frente a los nacionalismos que dividen a la sociedad y para la consecución de una organización territorial que dé salida a estas inquietudes sociales.