El Centro de Formación Profesional de la Automoción de Martorell (Barcelona) está a punto de inaugurar un nuevo curso escolar con una ocupación mínima. Las actividades programadas irían dirigidas a unos 250 alumnos, según datos de la institución, cifra que se queda muy lejos de los 14.000 estudiantes que podría albergar en su capacidad máxima. Se prorroga de este modo un año más el enredo político que ha paralizado la instalación desde que abrió sus puertas.

El Gobierno de Quim Torra tampoco ha sido capaz de resolver una pugna histórica que floreció en 2012, cuando Artur Mas en su primer mandato como presidente de la Generalitat anunció el proyecto.

La mentira política amenaza con adueñarse del nuevo curso y no solo en España. Lo grave será que se convierta en una tendencia irreversible. Ya no es el tradicional fraude de las promesas incumplidas.  Es como un afán deliberado de engañar para explorar hasta dónde pueden engullir los ciudadanos. Y hasta qué punto pueden ser moldeables y manejables. Se diría que la derecha en este momento, en su pugna por captar votantes, apuestan a ver quién dice el mayor desatino.

Pablo Casado y su equipo han llegado pisando fuerte en ese terreno. Según el nuevo presidente del PP, la Transición fue “un pacto entre ambos bandos” que incluía respetar a Franco. No es cierto. Ninguna democracia, por muy imperfecta que sea, incluye admitir y venerar a un dictador. Ni al más franquista de entonces se le hubiera ocurrido semejante dislate.

Casado y Ribera me recuerdan a Carrey y Danielsen la película de los Farrellydos tontos muy tontos. En la cinta dos bobos de postín se empeñan en una absurda persecución para devolver un maletín perdido a una guapa chica que ni siquiera es consciente de la pérdida. La crítica tachó la obra de insufrible, chabacana y penosa. Los citados actores cómicos, me refiero a los de Hollywood esta vez, no son responsables de la calidad del film, más achacable a directores y productores que no se sabe bien por qué invirtieron tiempo y dinero en esta majadería.

¿O si se sabe? Si no con certeza, sí que puede barruntarse que apostaron por que siempre habrá un lote de descerebrados que se diviertan con simplezas.

Laboral

UGT y CCOO convocan protestas el 8 de febrero para exigir a Sánchez que revierta la reforma laboral

Los líderes de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, han anunciado este martes que se movilizarán el próximo 8 de febrero en un "gran acto sindical" para forzar al Gobierno a que derogue determinados aspectos de la reforma laboral de 2012.

"Es el momento de concretar, de ejecutar medidas para la igualdad, para recuperar derechos y salarios", han dicho ambos líderes, quienes han instado al Gobierno a que "mueva pieza y que no se escude en minorías parlamentarias" y lleve "al BOE" aquellas reformas en las que están de acuerdo, "aunque la CEOE no lo esté".

A esta gran asamblea, que movilizará a más de 10.000 sindicalistas,

Leer más...

Memoria Laicismo

La Justicia investiga por primera vez a la Policía del franquismo por torturas en un contexto de crímenes de lesa humanidad

La Justicia de València ha admitido a trámite una querella contra varios policías de la Brigada Política y Social, la policía política del franquismo, por torturas cometidas durante la detención de 12 militantes comunistas en 1971. Concretamente, el Juzgado de Instrucción número 1 de la capital valenciana ha abierto diligencias para investigar un episodio de torturas en un contexto de crímenes de lesa humanidad protagonizado por, entre otros, los policías Benjamín Solsona, conocido como el Billy el Niño valencianoJacinto López Acosta; y Manuel Ballesteros

"Detuvieron a 19 jóvenes en abril de 1971 en València y los llevaron a la Jefatura Superior de Policía.

Leer más...

Internacional

Indígenas se movilizan en Brasil contra las primeras medidas de Bolsonaro

Los indígenas brasileños, mayoritariamente representados por la Articulación de Pueblos Indígenas de Brasil (APIB), empezaron a movilizarse para anular las primeras medidas aprobadas por el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro, que delegó la gestión de las cuestiones indígenas al ministerio de Agricultura.

En un comunicado, la APIB recomendó que sus entidades asociadas en todos los estados del país presenten una acción popular requiriendo judicialmente la nulidad de las medidas aprobadas por Bolsonaro, "que prácticamente destruyen toda la política indigenista brasileña".

Leer más...