Han pasado 45 años desde que Cipriano Martos murió solo, custodiado en una cama de hospital de Reus con el estómago destrozado por un corrosivo. Su familia sigue sin poder responder a la pregunta: ¿fue este joven militante antifranquista el que ingirió  voluntariamente el ácido que lo mató o se lo hicieron tragar los guardias civiles que le torturaron de forma brutal durante dos días? 

"Lo último que quería el régimen era que esto se conociera y trataron de taparlo por todos los medios", expone Roger Mateos, autor del libro Caso Cipriano Martos: vida y muerte de un militante antifranquista (Anagrama).

Los registradores de la propiedad están aflorando la asombrosa hiperactividad inmatriculadora que la Iglesia católica llevó a cabo entre 1998 y 2015 en Aragón: obispados y parroquias se anotaron la posesión de 2.023 inmuebles (edificios y fincas) durante los 17 años que estuvo vigente la reforma hipotecaria del primer Gobierno de José María Aznar, que les permitía anotar a su nombre la titularidad en el Registro basándose en certificados emitidos por las propias autoridades eclesiásticas.

¿Codicia o regularización? ¿Afán excesivo de riquezas ajenas o acción y efecto de regularizar un patrimonio indocumentado? 

El abogado y presidente del colectivo de Familiares de Caídos en Rusia, Luis Marín, ha ganado el primer recurso al cambio de nombre de calles franquistas en el callejero de Madrid aprobado en el Pleno del Ayuntamiento de Madrid y propuesto por el Comisionado de Memoria Histórica de Manuela Carmena. La juez sustituta Ana Monreal de lo contencioso-administrativo número 8 de Madrid ha anulado el cambio de nombre de la calle 'Caídos de la División Azul'.

La juez argumenta que el dictamen del Comisionado de Memoria Histórica del Ayuntamiento de Madrid no se ajusta a la ley de Memoria

Las Trece Rosas eran "terroristas" que querían implantar en España un "régimen tan demócrata como el de Stalin en la URSS", son los argumentos de un exconcejal del PP en el Ayuntamiento de Palomares del Río (Sevilla), Alejandro Romero. El edil –ahora en el grupo de no adscritos– usó esta argumentación para oponerse a que el pueblo tenga una calle dedicada a estas mujeres ejecutadas por el franquismo.

"Es una falta de respeto y un despropósito absoluto, a ver si nos enteramos mejor de que eran las JSU que esto parece otra vez qué miedo que vienen los comunistas", respondió la alcaldesa palomareña, la socialista Ana Isabel Jiménez.

Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018 vuelven a ignorar a la Memoria Histórica. En el proyecto presentado por el ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro no hay rastro de partidas económicas destinadas a exhumaciones de fosas comunes y otras medidas de reparación a los represaliados tras el golpe de Estado y durante la guerra civil o la dictadura.

La idea del presidente Mariano Rajoy, “cero euros” para la Memoria Histórica, repite como el estandarte que enarbola, un año más, ante las víctimas del franquismo. El Gobierno conservador repite estrategia para dejar en blanco, y sin efecto, la Ley 52/2007 y caminando hacia una segunda legislatura completa de olvido a las víctimas del franquismo.