Una mujer contempla el esqueleto de su padre. Fosa de Berlangas de Roa. – Foto: Clemente Bernad

Se trata de seguir tapando los brutales crímenes, de seguir humillando a la mayoría de las víctimas de un genocidio fascista que se llevó por delante a más de 3.000 canarios.

Resulta muy triste e indignante que ya esté prácticamente aprobada una Ley de Memoria Histórica para Canarias, sin contar con gran parte de las miles de familias de las víctimas del fascismo, que desde su gobierno y el propio PSOE que preside su Parlamento monten una “Comisión” integrada por asociaciones con claros vínculos con este partido testaferro del podrido régimen, diseñada a la medida exacta de su vergonzosa hipocresía, que no hayan contado con la mayoría de las personas que hemos sufrido asesinatos franquistas entre nuestros familiares, que nos vuelvan de nuevo a fusilar,

tirar en un pozo o en una sima volcánica, quizá al profundo mar, riéndose de nuevo en nuestra cara al copiar y pegar en este sufrido archipiélago la nefasta Ley de Memoria del inepto ex presidente Zapatero. Se trata de seguir ocultando el genocidio que se llevó por delante a miles de canarios y canarias, 80 años más de impunidad, de que los nombres de los criminales jamás salgan a la luz, de que la mayoría de los lugares del exterminio sigan ocultos bajo un manto de miedo y olvido.

No nos representa esa Ley Canaria de Memoria, ni siquiera los que alardean de concordia y reparación manipulando hasta nuestro sufrimiento casi eterno, dejando fuera a quienes hubiéramos podido aportar nuestras propuestas e inquietudes.

De nuevo como desde hace 80 años de sanguinario franquismo y postfranquismo en esta actual pseudodemocracia borbónica, se ningunea a las verdaderas víctimas, las que seguimos en silencio aplastados por el dolor, por un silencio atronador, premeditado para que jamás se repare y se haga justicia con nuestros muertos.

fuente: http://kaosenlared.net/