Un año más, se ha producido la esperada destrucción de empleo tras la campaña navideña. Las estadísticas del Ministerio de Trabajo publicadas hoy constatan el bajón que sufren las contrataciones en el primer mes del año: caen en 178.000 las personas cotizantes a la Seguridad Social y aumenta el paro en 63.000 personas. Los datos del Ministerio de Fátima Báñez empeoran los de enero de 2017 y muestran una constante laboral en España: tres de cada cuatro empleos perdidos los ocupaban mujeres.

La afiliación a la Seguridad Social se sitúa en números peores que los de 2017, aunque el Gobierno insiste en que la desestacionalización de los datos muestran una línea de mejoría.

Cien años después de la heroica lucha de la Canadiense por la que se conquistaron las 40 horas semanales, la clase trabajadora española, vista de conjunto, sigue muy lejos de mantener aquella conquista.

Así la mayoría de las asalariadas y asalariados españoles trabajan más de 40 horas semanales y muchos incluso superan las 48 horas, según datos de la consultora Mente y Vida que revela que, estando fuera del horario de trabajo,  quienes incluso no tienen una jornada laboral tan extensa sienten en su mayoría la obligación de estar pendientes y de contestar el móvil por cuestiones laborales fuera del horario de trabajo.

La industria del automóvil está acelerando los ajustes laborales en plena reconversión hacia el coche eléctrico, entre amenazas de deslocalización más o menos explícitas en función de qué multinacional se trate y mientras las ventas del sector se disparan, tanto dentro del país como vía exportación, tras el bache de los primeros años de la crisis.

Los referendos de los trabajadores de Opel de Figueruelas (Zaragoza, 5.000 empleados) y la Ford de Almussafes (Valencia, casi 8.000) sobre los preacuerdos alcanzados entre sus comités y las empresas, con dos años de congelación salarial previa a recuperar en los dos siguientes poco más de la mitad de lo que suba el IPC en ellos en el caso de la primera,

Un informe de la Inspección de Trabajo acaba de confirmar que la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos, S.A. en la provincia de Alicanterealizó contratos irregulares en los últimos años.

La Inspección da así la razón al Sindicato Solidaridad Postal (SSP) que denunció que se despedía a los trabajadores los viernes para contratarlos el lunes.

Según informa en un comunicado este sindicato, la dirección de Correos de la red pública postal ha mantenido durante muchos años un “sistema de contratación irregular” 

Muchos trabajadores realizan horas extra más allá de su jornada laboral ordinaria. En concreto, 736.800 asalariados de un total de 15,9 millones, según los últimos resultados de la Encuesta de Población Activa (EPA). Casi la mitad de estas horas, no son pagadas ni recompensadas con tiempo de descanso, una práctica ilegal. "En el sector audiovisual se da por hecho que vas a echar horas extra, está normalizado. En mi caso no suelen remunerarlas y, cuando ha ocurrido, me las han pagado en b", cuenta Jorge (nombre ficticio), fotógrafo profesional.