La renta media empresarial aumentó un 5,3% en 2017, por sólo el 0,6% la rentaLa renta media empresarial aumentó un 5,3% en 2017, por sólo el 0,6% la rentamedia salarial, según las estadísticas de la Agencia Tributaria

Las rentas del capital procedentes de fondos de inversión se disparan un 18%Las rentas del capital procedentes de fondos de inversión se disparan un 18%Los beneficios empresariales declarados en el Impuesto sobre Sociedades subenun 11,2%, el triple que en 2016

El fisco ingresó en 2017 un 6,4% más por el Impuesto sobre la Renta de las PersonasEl fisco ingresó en 2017 un 6,4% más

por el Impuesto sobre la Renta de las PersonasFísicas (IRPF) que el año anterior, un total de 77.038 millones de euros, según elúltimo informe anual de recaudación. La Agencia Tributaria atribuye esteconsiderable aumento –que multiplica por seis el de 2016, de sólo el 0,1%– a la creación de empleo, ya que ni el salario ni el tipo medio efectivo decreación de empleo, ya que ni el salario ni el tipo medio efectivo deretención apenas variaron. En efecto, el número de ocupados creció el añopasado un 2,8%, hasta rozar los 18 millones, un alza, si bien dos décimas inferior alalza de 2016, aún cerca del medio millón de nuevos empleos.

Pero los salarioscontinúan sufriendo la misma anemia que parece haberse convertido en la marca dela recuperación tras la gran crisis.Así, la renta media de los asalariados, tal y como la mide la Agencia Tributaria,sólo creció un 0,6% en 2017, una décima menos que en 2016 y únicamente dos másque en 2015. Un año antes había caído ocho décimas. La estadística la sitúa en25.038 euros anuales, aún por debajo de la registrada en 2009. Es decir,durante los cuatro años de recuperación económica el salario medio sóloha subido nueve décimas. La Agencia Tributaria utiliza también como indicadordel empleo asalariado el número de perceptores de rendimientos de trabajoen las grandes empresas, aquellas que superan los seis millones de euros defacturación anual, unas 30.000.

Son apenas el 1% de los declarantes de IVA, perorepresentan el 60% de la facturación del tejido empresarial español. Aunque la cifrade los asalariados de estas grandes compañías aumentó un 3,4% en 2017 –dosdécimas menos que el año anterior– su retribución bruta media cayó unadécima respecto a 2016, corroborando la atonía general de las remuneraciones enEspaña.Por el contrario, la renta media empresarial declarada en el IRPF aumentóen 2017 un 5,3%, por lo que casi multiplica por nueve el crecimiento de la rentamedia salarial. Lleva al alza desde 2011, por lo que acumula una subida del24,9% en los últimos cuatro años.En consecuencia, mientras las rentas del trabajo declaradas en el IRPF crecieron un3,8% en 2017, cuatro décimas más que el año anterior, las rentas empresariales seelevaron un 7,1%, 1,6 puntos porcentuales por encima de lo que subieron en 2016,hasta los 33.856 euros anuales.

Ese repunte es fruto más del alza de la rentamedia –ese 5,3% antes citado– que del aumento del número de empresarios yprofesionales, un 1,8%.La renta variable rinde un 18%También medran más que las rentas del trabajo las rentas del capital, un 4,9%,casi tres puntos más que en 2016. Estas rentas se componen de los rendimientos delcapital mobiliario, los arrendamientos y las ganancias patrimoniales. Estasúltimas se dispararon en 2017 un 18,1%, cuando el ejercicio anterior sólo habían crecido un 0,5%. El informe de la Agencia Tributaria lo atribuye a los fondos decrecido un 0,5%.

El informe de la Agencia Tributaria lo atribuye a los fondos deinversión, gracias a la mejor cotización de la renta variable. Por el contrario, sehan desplomado los rendimientos procedentes de los depósitos y cuentasbancarias, por culpa de la drástica caída de los intereses con que se remuneran.Además, el año pasado se disparó la recaudación del Impuesto sobre la Renta delos No Residentes, un 16%. No deja de crecer desde 2013. Según la AgenciaTributaria, el aumento se debe al alza del 10,3% experimentado en las retenciones ypagos a cuenta gracias al crecimiento de los dividendos.Si la recuperación se está notando de pleno en las rentas de empresarios yprofesionales, también se refleja en los beneficios de las compañías: hancrecido un 11,2%, el triple que en 2016.

En 2017 sumaron ganancias porimporte de 220.381 millones de euros, por lo que ya superaron la cifra de 2007,el récord de 218.019 millones. Sólo los de las grandes empresas se elevaron un14,2% y más aún las ganancias de los mayores grupos fiscales, un 18,2%. Aeste “buen comportamiento de los beneficios empresariales” achaca la AgenciaTributaria el alza en la recaudación del impuesto sobre sociedades, un 6,8% –cuatrodécimas más que la del IRPF–. Los ingresos por este impuesto ascendieron en 2017 a23.143 millones de euros, la cifra más alta desde 2009. En los cuatro años derecuperación, acumulan un aumento del 16%. La subida acumulada de losbeneficios de las empresas en ese periodo es aún mayor: un 36,4%.

Fuente: https://www.infolibre.es/noticias/economia/