fbpx

Siete meses después de que Unipost solicitara concurso voluntario de Acreedores, el juzgado de mercantil 7 de Barcelona, ha decretado la apertura de la fase liquidación de la primera empresa postal privada del país. Según ha podido conocer CCOO, la gestión de la compañía recae a partir de ahora en la Administradora Concursal quien será la encargada de realizar reuniones con los principales clientes en función de las que se fijarán nuevas fases del ERE hasta “el cese de la actividad”.

El próximo lunes 26 de febrero se ha citado a las OO.SS. para informar sobre la apertura de la fase de liquidación y ya se ha adelantado que las nóminas de los trabajadores/as en activo serán abonadas como hasta la fecha.

Para CCOO, el cierre del primer operador postal privado del país “es una pésima noticia porque supone la pérdida de casi 2.400 empleos directos, y centenares indirectos de la red de franquicias que obligará a la recomposición del Sector Postal España”. 

Desde julio, la Administración Concursal ha realizado dos EREs de 442 trabajadores en la primera fase -autorizada el 19 de enero- y 359 en la segunda -cuyo auto se conocía el 25 de ese mismo mes-. Con la segunda fase del ERE, se cerraron también 24 centros y la plantilla ha quedado reducida a algo más de 1.300 trabajadores/as actuales.

Entre los cientos de empleos indirectos que se perderán de la red de franquicias de Unipost, cabe destacar los de la plantilla de Suresa, compuesta por cerca de un centenar de trabajadores distribuidos en cinco oficinas a nivel estatal -Sabadell, Mataró, Sant Boi de Llobregat, Oviedo y Gijón-, a los que se les adeudan 15 días mes de junio 2017, paga extra de verano de 2017, 15 días mes de diciembre 2017, paga extra de Navidad de 2017 y nómina completa del mes de enero 2018. 

CCOO lleva denunciando desde hace años públicamente y en los tribunales las “malas prácticas de la Dirección de la compañía que no ha planteado un plan estratégico real, y ha cargado la viabilidad de la empresa en el constante recorte de derechos de los trabajadores, sucesivos ERTEs desde 2011, los fraccionamientos en la nómina desde 2012 y recortes salariales”.

El sindicato ha acusado al director de la compañía, Pablo Raventós, de “dilapidar la empresa con su nefasta y nula gestión prolongada desde hace más de siete años y que esta organización sindical ha denunciado en numerosas ocasiones”.

Bajo esta premisa, va a emprender las acciones legales contra Raventós al considerarle responsable de la situación de la empresa, al abocarla al concurso de acreedores y finalmente, la liquidación.

Por otro lado, CCOO lamenta que el Gobierno “haya dejado morir a la compañía sin impulsar iniciativa o proyecto alguno que buscase su viabilidad porque la desaparición de Unipost tendrá un claro impacto en la atomización, desarticulación y precarización del Sector Postal”.

Fuente: http://www.nuevatribuna.es/