“Ayudaremos a los saudíes en todos los aspectos prácticos, excepto en el combate”. Estas fueron, en marzo de 2015, las palabras del entonces ministro de Exteriores Philip Hammond.

Respondía a la noticia de que el ejército saudí había comenzado su intervención en Yemen y estaba utilizando para ello aviones de combate británicos. Han pasado tres años, los bombardeos se producen todavía y, por desgracia, la promesa de Hammond se ha roto.

Las autoridades palestinas piensan demandar en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas la creación de una comisión independiente para investigar los sucesos que han tenido lugar durante las últimas semanas en la Franja de Gaza y exigir protección internacional para el pueblo palestino, según han asegurado el observador permanente palestino en la ONU, Riad Mansur y el portavoz del presidente palestino, Nabil Abu Rudeinah.

"En un momento histórico en el que la ocupación israelí continua violando los derechos del pueblo palestino matando manifestantes en Gaza, confiscando tierras, atacando a los habitantes en Cisjordania, quemando lugares sagrados y discriminando,

El partido de actual gobierno, el partido Fidesz, del ultra conservador nacionalista, Viktor Orbán, ha logrado una victoria incontestable en las elecciones generales con el 48,9 %, tras una campaña centrada en los males de la inmigración y prometer mano dura.

El partido de actual gobierno, el partido Fidesz, del ultra conservador nacionalista, Viktor Orbán, ha logrado una victoria incontestable en las elecciones generales con el 48,9 %, tras una campaña centrada en los males de la inmigración y prometer mano dura.

Para reconfirmar el desastre, el ultraderechista partido Jobbik, liderado por Gábor Vona, alcanzó el 20 %.

Estimadas compañeras y compañeros,

1. Hoy tuvimos un día histórico de resistencia en San Bernardo del Campo.

2. Ahora, les pedimos su solidaridad.
Vean la línea política que adoptaron los movimientos populares del FRENTE BRASIL POPULAR Y FRENTE PUEBLO SIN MIEDO.

3. Estamos organizando un calendario de movilizaciones unitarias en todo país, para intentar que Lula permanezca el menor tiempo posible en la cárcel en Curitiba. Los abogados ya iniciaron solicitudes de habeas corpus y otras medidas que serán juzgadas en tribunales de instancias superiores, a lo largo de la semana del 9 de abril y en adelante.

No es un título aventurado, apresurado. El doble ataque a la caravana del ex presidente Lula da Silva en Paraná –primero con huevazos, luego directamente con tiros– grafica el dramático momento que vive la democracia en Brasil, apenas semanas después del asesinato de la militante feminista y de derechos humanos Marielle Franco en Río de Janeiro. ¿De qué otra manera, sino fascismo, se puede catalogar a la extrema derecha brasileña que pretende tomar el poder por asalto con la candidatura del militar retirado Jair Bolsonaro, segundo en encuestas y en crecimiento ante el derrumbe de la “derecha clásica” brasileña?

Polvo, barro, un calor sofocante y todo tipo de carencias. Esas son las condiciones en las que malviven más de 700.000 personas de la minoría étnica rohingya, que en los últimos seis meses se han visto obligadas a dejar atrás sus tierras, sus aldeas y toda una vida para escapar de la violencia desatada contra ellos en Myanmar.

El Ejército birmano, ayudado de milicias budistas, lanzó el pasado verano una nueva ofensiva contra este colectivo musulmán, asentado en la región de Rakhine, separada de Bangladés por el río Naf. No ha sido la primera persecución, pero quizás ha sido (continúa siendo) la más cruenta.

Siete palestinos han muerto y más de 500 han resultado heridos en incidentes con efectivos israelíes en la frontera entre Gaza e Israel en la mañana de este viernes en la protesta denominada Marcha del Retorno, convocada por Hamás con motivo de la conmemoración este viernes del Día de la Tierra.

Unas 17.000 personas se acercaron a la divisoria en cinco puntos de la Franja. El Ejército israelí ha respondido con gases lacrimógenos y munición real contra los que se aproximaron a la verja más de lo permitido.

Según confirmó a Efe el portavoz del Ministerio de Salud en Gaza, Ashraf al Qedra, un palestino de 27 años murió esta mañana temprano por disparos de los soldados israelíes cerca de la frontera en el sur este la ciudad de Jan Yunis, mientras que otro fue herido.