fbpx

En su habitual entrevista de todos los  lunes en la emisora uruguaya "Radio Centenario", el conocido sociólogo estadounidense James Petras manifestó que estaba plenamente convencido de que Italia va ser el país  que presione al resto de los gobiernos europeos para el establecimiento  de una política de expulsión sistemática de  los emigrantes que están llegando a la UE.

"El gobierno italiano no sólo está tratando de que no se reciban a nuevos emigrantes, sino  que intenta además que se incremente la tasa de expulsiones. En realidad, el nuevo ejecutivo italiano, junto con el danés y otros países, ya están procediendo a la expulsión por su cuenta de migrantes africanos y, particularmente, de aquellos que tienen como punto de procedencia  Oriente Medio".

  En el curso de sus declaraciones a la emisora uruguaya citada, James Petras puso de manifiesto la gran hipocresía por la que se guían los gobiernos de la Unión Europea

"Ellos han sido los promotores de las guerras más cruentas que han forzado a millones de personas a salir de Siria, Irak, Afganistán, Somalia, Libia, África sahariana…  Los emigrantes salen de sus países porque entre europeos y estadounidenses previamente habían destruido sus empleos, sus casas, su hábitat..."

"Hay que empezar a decir alto y claro que como consecuencia de sus agresiones militares, Europa debe afrontar ahora el fenómeno de las megamigraciones. Si realmente lo que desean es terminar con la inmigración, simultáneamente   ellos deben terminar Igualmente con  sus agresiones  militares en África, Medio Oriente, retirar sus tropas de Siria y dejar de intervenir en África del norte…"

Pero en opinión de James Petras, en el año actual contexto político, ello no va a suceder así.

"Los gobiernos europeos no van asumir ninguna responsabilidad sobre el trasiego migratorio  provocado por sus guerras de expansión y sus agresiones

"En mi opinión, aumentarán las expulsiones. En Estados Unidos  puede verse claramente el resultado catastrófico, desde el punto de vista humano, de Este tipo de políticas . Aquí la situación es de auténtico desastre. Hay 10,000 niños inmigrantes que están encarcelados en centros de detención, separados de sus familias. No tienen ni padres, ni hermanos. A niños entre edades comprendidas  de 5  y 8 años se les mantiene enclaustrados en una suerte de campos de concentración. A unos les buscan algún pariente con ciudadanía estadounidense. A otros los entregan a personas extranjeras. La ruptura familiar es total. Estamos contemplando un crimen contra la humanidad. La nueva política de Donald Trump ha condenado a miles de familias a la ruptura y al abandono de los más jóvenes".

Fuente: http://canarias-semanal.org/