Los partidos están ultimando sus programas para las elecciones del 28 de abril. Los responsables económicos de las fuerzas políticas reconocen que la economía ha pasado a un segundo plano en detrimento de mensajes más populistas, la cuestión catalana o la polvareda desatada por la irrupción de Vox. Todos admiten que en esta campaña el debate económico quedará minimizado pese a las serias amenazas de ralentización y a la larga lista de tareas pendientes en el ámbito económico. Apenas se habla de recortes, ajustes o subidas de impuestos. Eso ahora no proporciona votos, como reconocen todos los partidos.

“Es verdad que el foco mediático se ha orientado a la ideología y no a la economía”, admite Daniel Lacalle, el nuevo gurú económico del PP. “Se ha instalado la idea de que los ajustes son cosas del pasado y ya se ha hecho todo. Parece que no se quiere entrar en ese terreno”, confiesa. La opinión de este televisivo experto es compartida por el resto de responsables económicos de los partidos políticos. “Es mucho más fácil hacer populismo durante la campaña electoral que hablar de desaceleración económica. Ese tema no está en las conversaciones del día a día de la gente”, apunta Toni Roldán, portavoz de economía de Ciudadanos en el Congreso.

¿Y SI LA SITUACIÓN SE AGRAVA?

“Tendríamos que aprovechar para invertir en el terreno de la transición energética y en actividades que fomenten la cohesión social entre hombres y mujeres. Eso serviría de estímulo fiscal para sortear mejor un empeoramiento de las condiciones”, apunta Nacho Álvarez.

Lacalle asegura que en el programa electoral del PP hay un cuadro de sensibilidades con alternativas por si la situación empeora y apunta que hay que eliminar deducciones y bonificaciones fiscales obsoletas. Roldán insiste en que el programa de Cs contiene medidas para mejorar el crecimiento a largo plazo, sobre todo para hacer más eficiente el mercado laboral.

Escudero recuerda que cuando Calviño habla de reformas estructurales también se refiere al papel primordial que deben jugar los ingresos fiscales. En clara alusión a que la presión fiscal de España debe acercarse a los países de nuestro entorno. La ministra de Economía avanzó: “Estamos viendo, con la ministra de Hacienda si podemos ir un poquito más allá en la reducción del déficit porque todo lo que podamos ganar en eficiencia, ahora que la economía crece, pues es un espacio, un margen de actuación que tenemos si en el futuro la economía crece menos".

Lo cierto es que el próximo 28 de abril se celebrarán elecciones sin apenas oírse el eco de la crisis que había acompañado a los cuatro comicios generales anteriores desde 2008. Tras seis años de fuerte recuperación económica las cicatrices de la crisis empiezan a quedar atrás. El producto interior bruto (PIB) español crece con más fuerza que el del resto de países de su entorno. La contenida desaceleración que experimenta España se entiende como un proceso más en la digestión hacia la normalización económica. El problema es cómo repartir la nueva riqueza de forma más justa y equitativa. Mientras, fuera las cosas pintan peor.

En poco más de un mes, las principales organizaciones internacionales (Comisión Europea, Banco Central Europeo, OCDE, Fondo Monetario Internacional) han rebajado sus proyecciones para Europa. Alertan de que la eurozona desacelera. Italia está en recesión y Alemania camina sobre un desfiladero: su todopoderoso sector industrial parece gripado por la guerra comercial entre EE UU y China. El invierno también ha llegado a su sector del automóvil y Turquía también está en números rojos. Además, un Brexit sin acuerdo, una de las mayores amenazas, sobrevuela el continente. “España está capeando esta difícil situación mejor que otros países y espero que este crecimiento diferencial se mantenga en los próximos meses”, recalcó la ministra de Economía, Nadia Calviño, esta semana en Bruselas.

España sigue instalada en una larga primavera económica tras haber atravesado un crudo invierno. Pero los partidos políticos parecen obviar el deterioro de las condiciones en el exterior. “Se habla poco de ello porque la desaceleración en España es menor que en el resto de países europeos, pero habría que estar prevenidos”, explica Nacho Álvarez, responsable de economía de Unidas Podemos. Manuel Escudero, secretario de política económica del PSOE, se muestra más pragmático: “No se habla de economía, porque a pesar de que haya un entorno con más incertidumbre en la zona euro, no está afectando a España”. Escudero, que hace aportaciones para el programa electoral del PSOE, insiste en que es el momento de “crear redes de seguridad para las personas”.

Uno de los responsables económicos pide el anonimato para lanzar un dardo envenenado: “Los equipos económicos de algunos partidos están desarbolados. En el PP no se sabe quien está al frente de economía, Garicano, de Ciudadanos, ahora solo habla de populismos porque es candidato a las europeas”. Y al PSOE no le interesa hablar de esto, dicen desde el PP.

“Los ciudadanos han tirado la toalla. Creen que el PSOE no puede hacer todo lo que dice, pero tampoco se fían de los otros porque Montoro les subió los impuestos”, lanza Lacalle. Él ahora promete que los bajará.

Tareas pendientes

Mientras estas semanas de precampaña se debate sobre Vox, Cataluña, o de los decretos sociales de Sánchez, a España aún le queda un largo catálogo de tareas económicas por delante. Su cuadro clínico aún presenta muchas debilidades: El desempleo sigue por encima del 14%, algo inaudito para un país desarrollado, la deuda pública apenas se ha reducido (equivale al 97% del PIB, más de un billón de euros), las exportaciones, que hasta ahora habían sido uno de los motores que sacaron a España de la recesión, comienzan a debilitarse. El resumen es que el país se enfrenta a una desaceleración sin apenas margen fiscal. El déficit público —la diferencia entre los gastos e ingresos públicos— apenas se ha reducido en los dos últimos años. Tanto Rajoy como Sánchez han dejado pasar una oportunidad para sanear las cuentas publicas y crear un colchón para cuando vengan mal dadas.

Al insistir a los responsables económicos de los partidos sobre soluciones económicas todos admiten que cada vez hay más dificultad para introducir este tema en los debates políticos. “La prueba de que ahora se habla menos de economía es que ya no me llaman tanto de las tertulias. Antes no daba abasto pero ahora la economía no da audiencia”, concluye Lacalle.

Fuente: https://elpais.com/politica/2019/03/17/