El sábado 10 de noviembre de 2018 tuvo lugar en Madrid el  encuentro de partidos, ateneos y asociaciones republicanas. La gran cantidad de grupos participantes, identificados con el pensamiento republicano, unos 150, significó una gran alegría para el espíritu de aquellos republicanos que cansados del régimen de 78 dejamos de sentirnos un poco menos solos ante la gran ambigüedad en la concepción de la forma del estado que demuestran tanto los partidos del régimen como los de nuevo cuño, pero idénticas formas, así como también la oportunidad de coordinarnos en todo el estado, para avanzar hacia la consecución de la III República.

Sin embargo de las 48 intervenciones de 3 m de duración, hubo una serie de situaciones que provocaron estupor y temblores entre los miembros de tres de las cuatro agrupaciones republicanas catalanas presentes y con voz en el acto. No entendemos –si no es que ya estuviera programado- como la Mesa no fue capaz de darse cuenta de que dar por buena una resolución –nos referimos a la de los presos catalanes-, sin haber posibilidad de discutirla, y presentarla a votación, solicitada desde los asistentes conscientes del desastre, era meterse en un jardín bizantino que podía levantar ampollas en este primer encuentro, máxime cuando además habían unas 49 propuestas que no fueron ni tan siquiera enumeradas.  Tampoco entendemos el por qué, en ningún sitio consta que esa propuesta finalmente no fue aprobada por consenso sino por simple mayoría.

¿En serio que nadie de la sala fue capaz de ver que algo no funcionaba cuando tres de los cuatros grupos catalanes opinaban lo contrario de lo que decía la cuarta? ¿Nadie fue consciente de las protestas que se levantaron entre los miembros de esos tres grupos presentes? ¿Nadie detectó en la intervención de la asociación catalana Coordinadora 14 de abril una reivindicación de una República  social que de ninguna de las maneras en ningún momento han ofrecido, los herederos gatopardistas de Convergencia, uno de los partidos más corruptos del régimen?

Y mayor fue el estupor, los temblores y el  asombro entre los asistentes catalanes al encuentro de los tres grupos ISOFyR, ACP y coordinadora 14 de abril cuando constatamos la forma en la cual ha calado a nivel estatal el discurso independentista neoliberal falsamente republicano, o de un republicanismo local y más propio de la republica de Bismark

En Catalunya hemos padecido el 6 y 7 de septiembre de 2017 y a sabiendas de la fractura social que conllevaba, la violencia demente del 1 de octubre propia del nacionalcatolicismo, así como el encarcelamiento sin sentencia de representantes electos. Son hechos de fuerte impacto que han afectado no sólo a los catalanes, sean partidarios ó no del procés, sino a españoles y resto de europeos. Somos conscientes de ello en su conjunto. Precisamente por eso rechazamos la utilización frívola de términos como presos políticos ó exiliados, propios del cansino victimismo procesista, y, en consecuencia, no compartimos ni la propuesta elevada a la Mesa ni muchas de las opiniones vertebradas en las intervenciones. Queremos recordar por lo injusto y contradictorio que parte de los proclamadores de esa república local son acusación de las personas del 15M para las que el fiscal pidió 24 años  de prisión por los sucesos de “rodea el parlament”.

En dos sendos documentos publicados por ISOFyR se razona largo y tendido sobre esta supuesta revolución y esta supuesta república, y añadimos que en esa república proclamada no había ni fraternidad, ni solidaridad y mucho menos nada que se pueda llamar social, como se pretende desde este encuentro que sea la futura III República Española. Pero quede avisado para los despistados navegantes de la Mesa y de este encuentro, aunque pueda resultarles anecdótico, que una propuesta de estos “republicanos, solidarios, sociales y fraternales” fue la de retirar el nombre de una persona tan republicana como Antonio Machado de las calles de Sabadell, junto con otros, por estar relacionados con una cultura colonialista, así como también la de retirar la bandera tricolor en algún acto público concreto, porque esa no era “su república”.

Esperamos que al republicanismo reunido en este encuentro no se le ocurra tomar de ejemplo este sainete de salón protagonizado por los herederos de Convergencia, tal y como sugirieron  algunos asistentes. Esta república que pretendemos construir no puede ser una opereta ni una burla a los pueblos de este país que esperan algo mas que humo y palabras, cansados ya de tantos engaños y falsos profetas.

Desde Catalunya sabemos que queda mucho por hacer, pero aún más para deshacer de la espesa madeja del discurso procesista que ha calado por desgracia en una parte de la sociedad española, como también lo ha hecho en  la otra, para mayor desgracia, el procedente de Cs, PP y Vox, en una bipolaridad nacionalista -central o periférica- exacerbada, en donde “si no estás conmigo, estás contra mí”.

Compañeros, esa no es la república que queremos, sino la que se explica en la hoja de ruta presentada en este primer encuentro estatal.

Viva la III República

15 de Noviembre de 2018

Firmantes:

Izquierda Socialista federal y Republicana - ISOFyR

Coordinadora 14 d’Abril de Barcelona

Alternativa Ciudadana Progresista

ESTA MOCIÓN ESTÁ ABIERTA A NUEVAS ADHESIONES